Blogia
Enabio

Monte Perdido-Vignemale (Pirineos)

 

  La alta ruta de los Perdidos es un recorrido circular entre refugios que une los macizos de Monte Perdido y Vignemale y permite recorrer estas cumbres del Pirineo con sus impresionantes caras norte, sus glaciares todavía vivos, y  los espectaculares valles  que les rodean, como Ordesa, Pineta, Añisco, Bujaruelo y Ossoue.

  Un itinerario posible, con un fuerte desnivel acumulado,  es el siguiente: San Nicolás de Bujaruelo-Refugio de Góriz, Góriz-Refugio de Pineta por la Faja de las Olas, Pineta -Refugio de la Grande de Holle, Grange de Holle- Refugio Oulettes de Gaube, Oulettes de Gaubé-Bujaruelo.  

  El paisaje depara panorámicas espléndidas y momentos para el recuerdo: el paso a través de la Brecha de Rolando, el Macizo de Serradets con el refugio del mismo nombre a sus pies, el Cañón de Ordesa y el Collado de Añisclo, el Balcón de Pineta, las impresionantes vistas desde el Refugio de Tucarroya sobre la cara norte del Monte Perdido -con su agonizante glaciar colgado y El Cilindro enseñoreándose sobre el lago helado de Marboré-, el prolongado descenso hasta el refugio de Espuguettes en territorio francés, el Circo de Gavarnie con sus espectaculares cascadas que bajan de los Astazus, o las fabulosas vistas de la cara norte del Vignemale desde las Oulettes de Gaube.

  LLama la atención que se haya impuesto el nombre francés de “Monte Perdido" para una cumbre que si bien no alcanza a reconocerse desde el norte, resulta en cambio bien visible desde tierras aragonesas, incluso desde pueblos como Aínsa. El conjunto de picos que forman las "Tres Sorores", es decir el Monte Perdido (3.484 m.), El Cilindro de Marboré (3.325 m.) y El Soum de Ramond o Pico Añisclo (3.259) constituyen algunos de los tres miles más representativos de Pirineos. El acceso más frecuente parte del Refugio de Góriz y asciende por el barranco del mismo nombre, a través de la conocida como "Escupidera". Aunque el granito venció en casi toda la cordillera pirenaica, en este macizo es la caliza la que domina el territorio.

  Especialmente atractiva resulta la senda hasta el Lago Helado de Marboré situado bajo el collado del Cilindro y su cara este, así como el ascenso por la Brecha de Tucarroya, con los imponentes Picos Astazu (3.015 m. la cumbre occidental  y 3.071 m. la oriental) destacando poderosamente. Bastante antes habíamos dejado a su suerte al Pico Taillón (3.144 m.), al Macizo de Serradets -bajo la Brecha de Rolando-, al Casco (3.006 m.), o al Pico Descargador (2.627 m.) denominado así por las grandes tormentas que se forman en su entorno. Y a lo lejos, apareciendo y desapareciendo caprichosamente según atravesábamos los collados, la Cresta de La Munia que conforma una afilada arista de pizarras verticales, una montaña conocida en el pasado como la "Dama del Pirineo".

  El macizo del Vignemale tiene dieciséis cimas que superan los tres mil metros siendo la Pique Longe o Gran Vignemale (3.298 m.) la más elevada del grupo, proporcionando el conjunto un ambiente netamente alpino y salvaje. Comenzamos a vislumbrar el macizo a la altura del embalse de Ossoue, después de una prolongada marcha desde el refugio de la Grange de Holle. Pronto nos situamos -tras sobrepasar el refugio de Baysellance-  en la Hourquette de Ossoue, desde donde puede abordarse la ascensión al Petit Vignemale (3.032 m.).

  Siempre que la niebla lo permita puede disfrutarse de la vista del Circo de Gaube y el impresionante anfiteatro que conforman la Pique Longe, el Pitón Carré, la Punta Chausenque y el Petit Vignemale con paredes cortadas a pico de 800 metros de altura.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres