Blogia
Enabio

Arsénico en abastecimientos de agua

Un problema mundial.

Los problemas generados por altos niveles de arsénico en aguas de abastecimiento presentan una incidencia de escala mundial. Se han dado casos significativos de intoxicación en Norteamérica, Sudamérica (Chile, Argentina), China, Taiwán, Paquistán, India o, de especial gravedad, en Bangladesh, donde la OMS ha llegado a hablar de “el mayor envenenamiento masivo de la historia”.

El arsénico está presente en más de un centenar de especies minerales, siendo muy abundante la arsenopirita. Además de esta fuente natural (geológica), otras fuentes importantes (antropogénicas) de arsénico son la minería (erosión y arrastre de minerales ricos en As; sobre todo pero no sólo en minería del oro), los combustibles fósiles (carbón, petróleo) y los pesticidas (especialmente fungicidas).

Aunque el arsénico elemento no es soluble en agua, sus sales tienen amplios rangos de solubilidad dependiendo del pH ambiental y otras características iónicas. La condición esencial para que exista una alta concentración de arsénico en las aguas subterráneas es que este no se haya perdido por flujo o dilución, lo que dependerá del régimen hidrogeológico y paleohidrogeológico del acuífero. De ahí la importancia del tiempo de residencia: a menor tiempo, mayor tasa de renovación, y por tanto mayor tasa de pérdida de arsénico por flujo. Además, cuando se lleva a cabo la extracción de agua mediante pozo las capas de material con arsenopirita entran en contacto con el oxígeno, pudiendo producirse la desorción y solubilización del arsénico. De este modo, el arsénico inorgánico de origen geológico se encuentra en aguas subterráneas que son utilizadas para consumo humano en muchas partes del mundo.

Los efectos del arsénico sobre la salud se pueden dividir en agudos y crónicos, estando incluidos en este último grupo los relacionados con el consumo de agua. El arsénico está clasificado en el grupo I (IARC) al existir pruebas suficientes de su carcinogenicidad en seres humanos.

De acuerdo con la revisión de la OMS (Environmental Health Criteria 224, 2001):

 

Evidencia concluyente (causalidad demostrada):

Hiperqueratosis palmar y plantar

Hiper/ hipopigmentación (cambios de pigmentación)

Cáncer de piel no melanoma, pulmón, vejiga, riñón

Enfermedad vascular periférica

Evidencia fuerte:

HTA

Enfermedad cardiovascular

Evidencia menos fuerte:

Diabetes

Efectos sobre la reproducción

Evidencia débil:

Enfermedad cerebrovascular

Efectos neurológicos (neuropatía periférica)

 

En España, hasta 2003, el límite permitido de arsénico en agua de consumo humano era de 50 µg/l, pero a partir del 1 de enero de 2004 se redujo a 10 µg/l , lo que ha motivado la realización de determinaciones analíticas en las captaciones y puntos de consumo para conocer la concentración de arsénico y adaptarse a la nueva legislación  (Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, sobre criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano).

Estudios realizados en la UVA (Universidad de Valladolid) y el IRNASA-CSIC (Instituto de Recursos naturales y Agrobiología de Salamanca) revelan que cultivos (patata, remolacha azucarera, zanahoria, trigo) regados con aguas que poseen elevados niveles de arsénico terminan acumulando este elemento. El arsénico se acumula especialmente en la raíz de los vegetales, probablemente como un mecanismo de defensa.

 

El problema en Castilla y León.

Análisis llevados a cabo en la comunidad han puesto en evidencia que cerca de 40 abastecimientos de distintas provincias (Ávila, Valladolid, Segovia, Zamora, Salamanca,…) presentaban niveles de arsénico importantes, en ocasiones superiores (incluso muy superiores) a 50 µg/l. En general se acepta que la mayor parte del arsénico de las aguas subterráneas hallado en la cuenca del Duero proviene de materiales ligados a la composición de las rocas. Precisamente uno de los problemas ambientales más importantes generados por la agricultura en Castilla y León es la existencia miles de hectáreas de regadío que obtienen sus recursos hídricos de acuíferos sobreexplotados, siendo particularmente importante el caso del acuífero de Los Arenales. Al descender la tabla de agua el ambiente reductor cambia, las arseno-piritas se desestabilizan y el arsénico se solubiliza. Además, la sobreexplotación hace que se eleven las concentraciones de todas las sustancias contaminantes presentes, entre otros el propio arsénico. En muchos de estos municipios afectados se han adoptado medidas provisionales (aljibes, aportes periódicos con cisternas); también se han llevado a cabo nuevas captaciones a partir de aguas fluviales (pantanos).

 

Situación en la provincia de León.

La detección de arsénico en concentraciones superiores a las legalmente permitidas para el agua de consumo humano fue una constante a lo largo del año 2008. En la provincia de León, los pueblos de Nistal de la Vega y  Castrillo de las Piedras fueron los primeros en disparar las alarmas. Pronto le siguieron otras localidades de Maragatería (Barrientos, San Félix, Tejados), Bierzo (Espinoso de Compludo, Lombillo, San Esteban de Toral, Oencia), Omaña (Montrondo), Cabrera (Pombriego, Puente de Domingo Flórez), Montaña Oriental (Salamón, Las Salas) y La Bañeza. En Nistal las concentraciones detectadas fueron de hasta 66 µg/l (6 veces más que lo permitido actualmente por la normativa en vigor).

Si bien la mayor parte del arsénico de las aguas subterráneas de la provincia de León probablemente provenga de materiales vinculados a la composición de las rocas, los cuales constituyen un almacén de arsénico potencialmente movilizable a las aguas subterráneas, es preciso descartar en cada caso concreto la filtración de este elemento desde la superficie, especialmente en aquellos casos en que los acuíferos se caractericen por su fragilidad (por permeabilidad de los materiales).

 

Leer más:

Medrano, J. y otros. Arsenic in public water supplies and cardiovascular mortality in Spain. Envinonmental Research. Vol 110, Issue 5, July 2010, Pages 448-454. 

Arsenic in public water supplies and cardiovascular mortality in Spain

Moyano, A. y otros. “Impact of irrigation with arsenic-rich groundwater on soils and crops”. Journal of Environmental Monitoring 11 (3): 498-502, 2009.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres